10 abril, 2008

Historias de la vida real (IV)




Un día distinto

Sucedió el pasado Miércoles.

Vas como otro día cualquiera camino de casa, cruzando por el puente de Triana, pero enseguida te das cuenta que ese día es distinto a los demás.

Hay demasiada gente agolpada en uno de los laterales del puente mirando hacia abajo, hacia el agua. La gente es curiosa por naturaleza, curiosa y morbosa.

Eso sólo puede significar que algo está pasando.

Tú, que procuras no serlo, no puedes evitar mirar mientras sigues andando hacia tu destino. Sin pretenderlo logras ver una ambulancia, un coche de policía, otro de bomberos, varios bomberos incluido algún buzo y una zodiac con un bulto bajo una manta; lo que ahora ya sabes, aunque en su momento no tenías la seguridad, un cadaver.

Como ya decía al principio aquel fue un día distinto.




Maldita vecindad - Piedras verdes

1 comentario:

Myriam dijo...

El domingo por la tarde apareció otro indigente muerto http://www.20minutos.es/noticia/368983/0/muerto/rio/sevilla/ , y la persona que lo encontró fue mi primo. Él llamó a la policía y al 112. Os podéis hacer una idea de cómo se quedó...