24 junio, 2008

Insert coin

Hace ya muchos, muchos años. El lugar de encuentro de la chiquillería eran los bares del pueblo. Al contrario de ahora no se juntaban para beber ("la juventud se pierde, como se pierde" que diría Ismael Serrano), sino que se arremolinaban (arremolinabamos) delante de una maquinita gigantesca con botones y joystick y una pantalla en la que aparecían vikingos, ninjas y malvados; muchos malvados a los que había que darle para el pelo; y cada cierto tiempo, dependiendo de la pericia de cada uno la fatídica frasecita "Game over" seguida de la tentadora "Insert coin".



Por aquella época también pasó por mis manos, aunque de forma breve e intermitente, otro aparatejo mucho más pequeño pero de la misma funcionalidad (consola portatil la llamaban) y un simpático erizo color azul.



Eran buenos tiempos aquellos y hoy de la mano de otra portatil he podido revivirlos.



Austria - Estrellas

4 comentarios:

DanielV dijo...

Ohhh que bonito....pero nunca fui de yo mucho de recreativas, odiaba que se pusieran 3 o 4 a mirar mi partida y decir lo que era mejor....si quiere jugar mete una moneda :P

Un fraggel por Sevilla dijo...

Pues a mí me hubieras odiado porque yo era más de mirar.

Dani dijo...

¿¡¡¡Tu tuviste una Game Gear!!!? No me lo puedo de creer.
A mi de pequeño lo que me fallaba era el tema económico, mis padres no eran muy partidarios de malgastar 25 pesetas (joder, ahora cuestan 1 €) en aquellas maquinitas.

100 montaditos dijo...

Pues a mi me encantaba jugar, en plan masoca, me duraban los 5 duros un visto y no visto, pero disfrutaba tela. Ahora tanta ps3 tanto gráfico y tanta hostia, pero no me divierten ni la mitad.