18 marzo, 2009

Mi tele huele raro

Desde hace unos días he empezado a notar que mi tele desprende un olor raro. Es un tufillo que no termino de localizar. La he abierto por si dentro se hubiera colado un gato muerto, pero salvo el típico polvo que se acumula no encuentro nada raro.

El olor empìeza a impregnarse en las paredes y resulta algo desagradable. He optado por comprar ambientadores mientras encuentro la causa.

Ahora que caigo, igual viene de alguno de los canales. Igual al Arguiñano se le ha podrido el pescado o ha comprado el entrecot de ternera en la parte de atrás de una furgoneta. No creo, no olería tan mal.

¿Intereconomía, quiza? No. Sería un olor más a rancio y naftalina. O a hijo de puta muerto bajo cruz de los caidos.

Será de alguno de los programas de "actualidad". Dicen que el Neira (Jesús, no Ernesto) se ha convertido al tertulianismo. Igual mientras estaba en coma se le apareció el espíritu de Carmina (no, eso sería a Ernesto) y le dijo que del cuento se vive bien. O igual vio la luz (de flashes y focos) y piensa que el plató de Espejo Público es el cielo. Sea como fuere espero con ansiedad un cara a cara con su protegida Violeta "a mi nadie me ha maltratado" Santander (¿esto lo habré oido en slqh?, espero no me acusen de plagio) para ver como se funden en un abrazo.

Mientras haber si encuentro el foco del hedor de mi tele. Aunque pensándolo bien igual no huele tan mal. Todo es cuestión de acostumbrarse, ¿no?.


Conchita - Cuéntale

2 comentarios:

DanielV dijo...

busca trabajo hombre!!!, tanta tele ni tanta tele.

Sevilla de bolsillo dijo...

Siempre te quedarán Los Simpson