12 julio, 2011

El Papa viene y todos sabemos como va a ser


Versión futurible (o futurista) del clásico El Papa ha venido y nadie sabe como a sido.

En los próximos meses (agosto con la calor creo) recibiremos con júbilo y algarabía la visita de Benedicto XVI a esta santa tierra católica, apostólica y romana por la gracia de dios padre e hijo, sentado a la diestra, que se llama España. Concretamente a Madrid, capital del reino. Porque esto es un reino mas que nos pese a algunos.

Como digo nos visita el último exponente de la Santa Inquisición (en su versión moderna), que tantas alegrías ha dado los últimos siglos entre herejes e impíos varios. El ex miembro de las juventudes hitlerianas (por necesidad y supervivencia, claro) que abrazó la única fe verdadera (los caminos del señor son inescrutables) y que a sus ochentilargos tacos ha llegado a lo más alto de ese nido de víboras expertas en la extorsión (de almas), ocultación y exaltación de la pederastia hasta la arcada, propia y ajena, que es la Santa Iglesia Católica nos honrará con su presencia.

Y como no podía ser de otra forma la insigne visita costará un huevo de millones a cargo de todos los españolitos de a pie, creyentes o no, pero sin duda gilipollas.

Por si no fuera bastante con esto las autoridades políticas de este país además de ejercer de putas por la causa ponen la cama (literalmente) y ofrecen de forma gratuita los colegios(públicos y concertados) de la capital (no se si de la comunidad entera) como albergues de peregrinos. Peregrinos que pagarán por su hospedaje, no al gobierno de turno sino directamente a la Iglesia que es la que gestiona el tinglado.

Y si esto ya es de bochorno padre (y muy señor mío) hoy nos enteramos (o no nos queremos dar por enterados) que la Diputación de Málaga antes de declarar la quiebra técnica le da a dos cofradías (de esas de la  semana santa) el importe de 20.000€ (10.000€ por barba de Jesús Nazareno) para que vayan a la capital para asistir a la visita (que ya no es simple visita sino jornada mundial de la juventud con toda su parafernalia acólita) para representar a la provincia con lo que según dicen es la mejor muestra de los mejor que tienen en cada casa, oigan.

Y todo esto en un estado aconfesional como es el nuestro ya es de traca y amén.

P.D. Las fuentes me las buscan ustedes en google.

2 comentarios:

Josema77 dijo...

Benedicto XIV no creo que venga. Lleva muerto no sé cuántos siglos.
Además, creo que deberían privatizar el cielo y cobrar entrada a las almas, que ya está bien de que se cuelen pelagatos muertos de hambre, como la Teresa de Calcuta esa.

Un fraggel por Sevilla dijo...

Corregido. ¿Os he dicho alguna vez que soy disléxico?

Ahora que molaría una visita del mas allá. Yo hasta pagaba religiosamente.