14 septiembre, 2009

Libertad de humo


El tabaco vuelve a estar en el candelabro (como diría la Mazagatos).

Yo soy no fumador pero no tengo nada en contra de los fumadores y los respeto. Cada cual elige la forma de morir, y la lenta y dolorosa expulsando esputos negros y con roncas toses es tan buena o mala como cualquier otra (incluida la muerte a pellizcos). Por eso cuando veo a gente fumando en lugares públicos (incluidos bares y restaurantes) no me dedico a escupirles o ponerles la zancadilla, tal vez sólo una mueca de disconformidad. Que quieren que les diga, en mi menú no se incluida el ahumado.

Los fumadores, sin embargo, en esa misma situación actuan de forma contraria y no me respetan echandome su humo encima de mi bistec y torciendo el gesto ante mi posible mueca de desagrado.

Alegan libertad. Soy libre de fumar aquí comentan a boca llena (de humo). Y es que olvidan que su libertad acaba en el momento en que empieza la mia. La gente por norma general (y no solo los fumadores) sólo piensan en su libertad. Nunca en la de los demás.

Si la ley que pronuncia ahora la Trini saliera adelante aplaudiría como las focas en el zoo marino. En mi humilde opinión considero que el fumador tiene la privacidad de su hogar o la del hogar ajeno y la calle para dar rienda suelta a su vicio. Y en los lugares públicos (cerrados) permitir que los no fumadores podamos respirar.

Y los que se manifiestan en contra con milongas como que sería el fin de muchos bares y restaurantes que se busquen otra excusa más coherente porque esa no cuela.

He dicho.


Ondina - Fuera de aquí

8 comentarios:

DanielV dijo...

Mu bien dicho.
Que te fumen mientras comen es una gran falta de respeto. Y si, habitualmente buscan excusas absurdas como la libertad de fumar donde quieran...que es la misma que la mia de no respirar humo donde yo quiera...a lo que responden "pos no entres aqui"....tolerancia cero la de los fumadores.
A fumar a la calle, igual que para mear está el water.

Laura dijo...

Como fumadora "pasional", que no ocasional he de decir, que entiendo perfectamente que a los no-fumadores os guste comer sin oler a tabaco constantemente, a mí también. Creo que deberían existir ciertos límites, por supuesto.
¿Pero qué quereis que os diga? Sonará a topicazo, pero en España, se ha fumao toda la santa vida.

DanielV dijo...

También han habido crímenes toda la vida y no por eso están bien vistos....o inquisición :)

Tercera Opinión dijo...

Me quedo con la frase:
Y es que olvidan que su libertad acaba en el momento en que empieza la mia.

Y es que eso es lo principal, uno puede morir como quiera pero no debe contagiarlo a los demás.

Un saludo.

Laura dijo...

Comparar el tabaco con la inquisición es ya de por sí, muy muy heavy ;)

Un fraggel por Sevilla dijo...

Ahí, ahí, polémica. Me siento como la Quintana en su mesa de debate.

DanielV dijo...

yo si no se habla de mi libro, no escribo mas :)

Anónimo dijo...

Como nuestro amigo fraggel ha comprobado, en Irlanda la gente se sale educadamente a la calle a fumar dejando su pinta o cena a medias, ya que no está permitido fumar en ningún local público cerrado. Simplemente es cuestión de un poco de educación y civismo.

En un bar de copas todavía podría llegar a comprender a quien desea fumar, no quien fuma porque desgraciadamente al final eso aunque sea involuntariamente lo hacemos todos, pero mientras estoy comiendo me jode muchísimo que alguien me esté echando el humo.