10 febrero, 2010

Cosas de niños


Esta es la historia de un niño malcriado, maleducado y caprichoso. El típico al que le gusta armar broncas y luego intentar arreglarlas como si fuera el bueno y salvador de patrias. Este niño tiene un juguete desde hace mucho tiempo que sabe que es peligroso.

Ahora otro niño igual de malcriado y caprichoso quiere ese mismo juguete. El primer niño no quiere tirar su juguete pero está empeñado en que el segundo no lo tenga nunca. El primero dice que el segundo lo quiere para hacer daño a otros niños cuando el único que ha hecho daño alguna vez ha sido el primer niño.

El segundo niño dice que solo lo quiere para hacer el bien aunque por la fama que tiene es probable que mienta. Los niños tambien mienten.

Los dos necesitan unos buenos azotes.

Los niños son Estados Unidos e Iran y el juguete uranio enriquecido al 20%.

4 comentarios:

Jose dijo...

La última frase no es necesaria. Se sobreentiende. Además la imagen es bastante ilustrativa.

Un fraggel por Sevilla dijo...

Después de tantos años tratando con usuarios finales de aplicaciones informáticas el concepto del sobreentendimiento lo tengo atrofiado.

Jose David dijo...

Acertadísimo tu último comentario.

Pepe León - Sevilla dijo...

Después de tantos años tratando con usuarios finales de aplicaciones informáticas el concepto del sobreentendimiento lo tengo atrofiado.

Pues no te digo na, si el usuario final pertenece a tu misma empresa.