17 junio, 2010

Viaje de ida

"Cuando subió a aquel tren iba nervioso. Hacía meses que la había conocido en internet y desde entonces todo su mundo giraba en torno a ella.


Por eso aquella mañana fue hasta la estación y compró un billete sólo de ida con dirección a su futuro.


Durante el trayecto hacía planes. A sus dieciocho años pensaba que se comería en mundo junto a ella.


Al llegar a su destino debía estar esperándolo, pero por más que buscó a su alrededor no la vio. Mientras pensaba como volver a casa comprendió que había madurado de golpe."



Relato con el que participé en el IV Certamen de relatos breves de Cercanías Madrid RENFE y con el que me he vuelto a llevar un chasco.

2 comentarios:

Laura dijo...

Qué triste....

¡La madurez de golpe es una gran putada!

Un fraggel por Sevilla dijo...

Suerte tenemos los que todavía no hemos crecido.